Ciencia y Salud Pública: la UNM desarrollará una unidad de epidemiología molecular para el control de Dengue, Zika y Chikungunya

Mejorar las condiciones de vida de la población mediante la generación de conocimiento y la innovación científico-tecnológica es una de las misiones fundamentales de las Universidades.


Es así que, desde sus inicios, la Universidad Nacional de Moreno (UNM) despliega estrategias permanentes de vinculación con el territorio, a fin de aportar al medio local su capital científico.

Una de las últimas líneas de trabajo en este sentido es el proyecto de desarrollo de una unidad de epidemiología molecular de arbovirus, responsable de enfermedades como Dengue, Zika y Chikungunya.

El proyecto se encuentra a  cargo de la Licenciatura en Biotecnología y fue aprobado en el marco de la Convocatoria de Vinculación Tecnológica 2017 “Universidades Agregando Valor”, impulsada por la Secretaría de Políticas Universitarias.

Un aporte a la salud pública
Esta nueva unidad permitirá realizar un control epidemiológico en la región oeste del Conurbano Bonaerense, tomando como epicentro el Distrito de Moreno. De este modo, contribuirá con dos aportes fundamentales al sistema público de salud local. Por un lado, realizar un plan de vigilancia del mosquito Aedes aegypti, vector principal de estas enfermedades, para determinar si los ejemplares de la zona portan arbovirus peligrosos para salud humana y conocer cuáles son las cepas de mayor frecuencia que estén circulando. Por otro, analizar muestras de pacientes con síntomas compatibles con este tipo de patologías.

El trabajo se llevará adelante aplicando técnicas moleculares y de epidemiología molecular, que permitirán decidir las intervenciones sanitarias, sociales y ambientales en forma oportuna y eficaz.

El Aedes aegypti se encuentra ampliamente distribuido a lo largo de nuestro país y tiene presencia permanente en la provincia de Buenos Aires. El Dengue se registra desde hace años en el territorio y, si bien no constituye una epidemia, ha dado lugar a períodos de “brotes”. El último se registró en el verano 2015-2016, con casos confirmados en varios distritos del oeste, entre ellos, Moreno.

“Es una enfermedad que puede afectar a cualquier persona porque este mosquito está asociado a las costumbres humanas y vive donde viven los seres humanos”, explicó el Magister en Microbiología Molecular, Fernando Raibenberg, Coordinador-Vicedecano de la Licenciatura en Biotecnología  de la UNM y Director del proyecto.

Don’t forget to share this via , , Google+, Pinterest, LinkedIn, Buffer, Digg, Tumblr, Reddit, StumbleUpon and Delicious.

Deja un comentario