Cómo cuidar tu piel en el verano

El factor que más influye en el daño de la piel durante el verano es la radiación ultravioleta (UV), que proviene fundamentalmente del sol. Sin bien existen 3 tipos de rayos UV (UVA, UVB y UVC), los que en condiciones normales atraviesan la capa de ozono son los UVA y UVB. Los UVB se incrementan entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, horario en el cual recomendamos que la gente no se exponga al sol, ni siquiera con protector. Por su parte, los UVA son altos durante todo el día, incluso a las 8 de la mañana o a las 6 de la tarde, y durante todo el año.

Para protegernos, aconsejamos el uso de protectores solares de amplio espectro, lo que significa que tienen cobertura para ambos tipos de rayos ultravioleta.

 

Otras recomendaciones importantes son:

 

  • El factor de protección (FPS o SPF) deberá ser por lo menos de 50.
  • Ponerse una buena cantidad de protector, sobre todo en aquellos lugares que siempre son olvidados: orejas, dorso de las manos, dorso de los pies y cuello.
  • Utilizar el mismo factor en todo el cuerpo y a lo largo del tiempo. Esto quiere decir que a pesar de que uno se haya bronceado debe continuar con la mejor protección, ya que el bronceado provee un filtro de no más de 4 unidades.
  • Permanecer a la sombra.
  • Usar prendas con manga larga, pantalones y/o sombreros con ala ancha. Contrariamente a lo que se cree, la ropa blanca es más fresca pero protege menos.

 

¿Cuándo está nublado debo cuidarme igual?

Sí, ya que las nubes dejan pasar el 80% de la radiación. También hay que tener cuidado al meterse al agua, ya que sólo filtra el 50% de los rayos UV.

¿Quiénes son los que corren mayores riesgos?

Los niños menores de 6 meses, ya que no pueden usar protector solar, porque se absorbe a través de la piel y el niño no está preparado para eso.

Los niños menores de 1 año, ya que si bien se pueden poner protector solar para alguna exposición solar ocasional, no es recomendable. Deben usar sí o sí formulaciones para niños, debido a que al tener más filtros físicos que químicos son más seguros.

La gente que tiene antecedentes familiares o personales de cáncer de piel.

Las personas que tienen muchos lunares.

¿Qué debo hacer si me quemé?

Si sólo es enrojecimiento leve, hay que usar algún producto postsolar, que haya estado guardado en la heladera, e hidratarse mucho después de la quemadura. También se deberá evitar la exposición hasta que la piel esté recuperada.

Si la quemadura es más grave hay que consultar al médico. No hay que untarse aloe vera de plantas, ni pepino, ni ningún remedio casero.

En forma preventiva le recomendamos que consulte a su dermatólogo, ya que pueden explicarle los métodos de prevención y también buscar lunares o manchas que generen un incremento del riesgo a la exposición solar.

 

 

 

Dra. María Florencia Toranzo

Especialista en Dermatología

MN 145714  MP 335841

 

Sanatorio del Oeste (Ituzaingó / Castelar /Merlo)

www.sanatoriodeloeste.com

Central de turnos: 0810-333-4411 ó 5068-9100 (opción 1).

 

Don’t forget to share this via , Google+, Pinterest, LinkedIn, Buffer, Digg, Tumblr, Reddit, StumbleUpon and Delicious.

Deja un comentario