De Rousselot a Brancatelli, las irresistibles mieles del cholulaje político.

La historia se da una vez como tragedia y se repite como farsa. Sufrimos no hace muchos años la intendencia de Juan Carlos Rousselot, periodista mediático, figura llevada a la intendencia por el Partido Justicialista, entre los años 1987 y 1989 y nuevamente en la década de los 90, durante el periodo 1991 a 1998, por el mismo partido y de la mano de Carlos Menem. Como farsa hoy el kirchnerismo de Ituzaingó quiere llevar a otro periodista mediático a la intendencia del distrito, parece ser que son irresistibles las mieles del cholulaje para ciertos sectores que conducen los destinos de nuestro pueblo desde hace muchos, demasiados años.
Segovia-Brancatelli
Sin desmerecer las ganas de participar en política de cualquiera de los habitantes de nuestra Patria, en especial nuestros jóvenes, creemos sí necesario involucrarnos en el debate desde dónde se participa.

Quienes hace muchos años militamos y construimos en el territorio, entendiendo al mismo 
desde el colegio secundario, pasando por la universidad, el sindicato y el barrio, por supuesto no podemos ser ajenos a los intentos de instalar figuras mediáticas desde algunos sectores del poder político. Desde Miguel del Sel, como máxima expresión de esta práctica, un hombre poco preparado para conducir los destinos de la provincia de Santa Fe desde el PRO, pasando por el fallido ensayo de Acero Cali de la mano del Sciolismo, hombre que sus últimas apariciones públicas fueron como “guardaespaldas” del matón Guillermo Moreno.  
En estos intentos se enmarca la operación mediática montada en los últimos días alrededor de la figura del periodista k Diego Brancatelli, quien pretende conducir los destinos de nuestra Ciudad sin más meritos que ser defensor a ultranza de corruptos como Boudou, con quien lo pudimos ver el último 25 de mayo abrazado en el palco de Plaza de Mayo. Y no se trata de tener meritos para militar, sino de tener actuaciones públicas que respalden una candidatura.
Queremos debatir con Brancatelli (así como lo hacemos con el actual Intendente Alberto
Descalzo) sobre los problemas de nuestro municipio, qué opina sobre las construcciones en 
altura que se están llevando adelante en el casco urbano de nuestra ciudad, qué opina sobre los diez dúplex que quieren construir sobre la Av. Udaondo o sobre que esta Avenida sea transformada en un centro comercial, qué piensa hacer con el problema de la inseguridad que afecta a cientos de vecinos diariamente, qué piensa del olvido constante del Barrio San Alberto junto con sus graves problemas de infraestructura urbana (siendo el lugar más populoso de Ituzaingó) ó del descuido de la zona sur de nuestro vecindario donde los servicios públicos brillan por su ausencia, qué piensa hacer con la salud, para que nuestros pibes tengan una guardia pediátrica, qué opina el periodista-militante que el bloque de concejales del “nacional y popular” Frente para la Victoria privatice parte de la recaudación. 
Detrás de este intento de candidatura mediática, ciertos cholulos kirchneristas no quieren
gobernar la Ciudad, ni ganarle la interna al actual Intendente, sino más bien esperan acomodar algún concejal en las listas del FpV.
Nunca nos vamos a oponer a que quien quiera militar políticamente lo haga, pero quienes
estamos comprometidos con nuestros vecinos queremos debatir ideas claras sobre el presente y futuro de nuestro pueblo. Lamentablemente la mediatización de la política que intenta hacer el kirchnerismo en Ituzaingó no ayuda a nadie. Así como Del Sel en Santa Fe degrada la discusión de lo público, Brancatelli de la mano del kirchnerismo hace lo propio en Ituzaingó, en definitiva no son tan distintos.

Don’t forget to share this via , Google+, Pinterest, LinkedIn, Buffer, Digg, Tumblr, Reddit, StumbleUpon, Delicious, WhatsApp, Line and Naver.

Deja un comentario