Fumadores y vapeadores, más expuestos al COVID-19

Un nuevo documento de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, junto con otras asociaciones y sociedades científicas de Latinoamérica, afirma que fumadores y usuarios de sustancias inhaladas, tendrían riesgos mayores en la pandemia por COVID-19

El humo del tabaco deteriora varios componentes de los mecanismos de defensa del aparato respiratorio, generando alteraciones que favorecen la aparición de infecciones respiratorias bacterianas o virales y podrían explicar por qué las personas que fuman presentan no sólo una mayor incidencia sino manifestaciones  más graves de infecciones respiratorias como influenza, neumonías y tuberculosis, convirtiéndose en importantes causas de enfermedad y muerte en este grupo poblacional.

En el brote de MERS–Cov (Síndrome Coronavirus Respiratorio del Mediano Oriente) del 2012, se identificó al consumo de tabaco como un factor vinculante a la hora de  padecer la infección. Entonces es probable que los fumadores tengan una mayor susceptibilidad a infectarse también por SARS-Cov-2,  o de padecer la enfermedad COVID-19 con mayor severidad. 

Por otra parte, el uso de sistemas electrónicos de administración de nicotina (conocidos como cigarrillos electrónicos, e-cigs o vapeadores), exponen a los usuarios a partículas y a tóxicos, que generan alteraciones en los mecanismos de defensa respiratoria similares a las producidas por el tabaco combustible. Los mismos efectos se ven potenciados por productos de tabaco calentado, la exposición “pasiva” al humo del tabaco, la contaminación atmosférica y de interiores por combustibles sólidos (humo de leña) , entre otros.

Además, el acto de fumar o “vapear” –que involucra el acto de llevar repetitivamente los dedos a la boca- aumenta la posibilidad de transmisión del virus. A su vez con este mismo acto se pueden  contaminar los cigarrillos, dispositivos electrónicos, pipas de agua (también llamadas “hookah” o narguiles) o cigarrillos de marihuana aumentando la probabilidad de contagio .

¿Tienen las personas que fuman una evolución más severa o peor pronóstico si adquieren COVID-19?

En el reporte Características clínicas de la enfermedad por coronavirus 2019 en China, sobre un total de 1099 pacientes con COVID-19 en el que se evaluaron la severidad de los síntomas y una variable de resultado compuesta (ingreso a Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), necesidad de ventilación mecánica o muerte) la condición de ser un fumador actual se asoció con síntomas severos y mostró resultados estadísticamente significativos (16.9% vs 11,8%) y con peor desenlace (25,8% vs 11,8%).

A propósito, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el consumo de tabaco aumenta drásticamente el riesgo de muchos problemas de salud graves, incluidos problemas respiratorios (como cáncer de pulmón, tuberculosis y Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica – EPOC) y enfermedades cardiovasculares. Si bien esto significa que siempre es la mejor decisión individual de dejar de fumar : la cesación tabáquica  puede ser especialmente importante para prevenir la infección por SARS-Cov-2 o evitar complicaciones de COVID-19.

Además, es posible que los consumidores de tabaco que dejan de fumar sufran un menor impacto sobre su salud si se infectan, porque dejar de consumir tabaco tiene un efecto positivo casi inmediato en la función pulmonar y cardiovascular. Estos beneficios aumentan a medida que pasa el tiempo, permitiéndoles a los pacientes con COVID-19 responder mejor  a la infección y reducir el riesgo de muerte. La recuperación más rápida y los síntomas más leves también reducen el riesgo de transmisión de la enfermedad a otras personas.

Teniendo en cuenta la información disponible y con el objetivo de advertir a la población la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, junto con otras asociaciones profesionales, organizaciones y sociedades científicas de Latinoamérica, publicaron recientemente un documento que afirma que las personas que fuman y los usuarios de substancias inhaladas, tendrían riesgos mayores en la pandemia por COVID-19. Dichos riesgos se suman a los numerosos ya conocidos del consumo de tabaco, demostrando nuevamente que el dejar de fumar se transforma en la medida preventiva primordial a la hora de combatir la pandemia.

Recomendaciones de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria

1. Advertir a la población en general sobre el mayor riesgo de infectarse con SARS-Cov-19  si  fuman  y /o  vapean en tiempos de  pandemia 

2. Advertir a las personas fumadoras que tienen un mayor riesgo, no sólo de contraer COVID-19 sino de tener un peor  pronóstico en caso de poseer la enfermedad.

3. Enfatizar la importancia de dejar de fumar y promover, en la medida de lo posible, el uso de los recursos disponibles para asistir y acompañar a los fumadores en ese objetivo.

4. Desalentar fuertemente el uso de pipas de agua, el uso de sistemas electrónicos de administración de nicotina (cigarrillos electrónicos o vapeadores) y  otros productos de tabaco calentados ya que pueden actuar como fuentes para diseminar la infección, además del daño que ocasiona su uso.

5. Enfatizar, la importancia de mantener todos los ambientes, públicos y privados, 100% libres de humo de tabaco respetando la decisión del que elige no fumar.

Asesoró: Dra. María Inés Medin (MN 76158). Coordinadora de la Sección Tabaquismo y Epidemiologia de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria.

Don’t forget to share this via , Google+, Pinterest, LinkedIn, Buffer, Digg, Tumblr, Reddit, StumbleUpon, Delicious, WhatsApp, Line and Naver.

Deja un comentario