La UNLaM organiza conversaciones pedagógicas para colaborar con la tarea docente

Con el fin de generar debates y nuevas formas de aprendizaje y evaluación, la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) lleva adelante un ciclo que se focaliza en el nuevo escenario de enseñanza signado por la pandemia que acecha al mundo.

Los docentes de la Dirección de Pedagogía Universitaria María del Carmen Hayet y Héctor Kasem destacaron que esta “virtualidad no elegida se presentó como una situación crítica para pensar qué hacer sin clases presenciales, sin la seguridad y las certezas con las que se inicia cada ciclo lectivo”, dando origen a estas conversaciones pedagógicas para “repensar tiempos y espacios de flexibilidad y autonomía, de construcción de aprendizajes colaborativos y solidarios”. 

A través del asesoramiento y de una red de trabajo con los cinco Departamentos de la UNLaM, se pensaron líneas de acción para que, mediante las plataformas virtuales, cada cátedra pueda reflexionar sobre qué tiene sentido enseñar en estos tiempos, la planificación de contenidos y la selección de actividades en una comunicación sincrónica y asincrónica.

Con el trabajo mancomunado y horizontal con los referentes de cada Departamento, se abordan el tratamiento de los contenidos; las unidades de trabajo, delimitando saberes organizados según normas de progresión y secuenciación; la selección de temas relevantes; los recursos didácticos y los modelos de intervención para ayudar a comprender lo que se desea enseñar.

Asimismo, durante las conversaciones pedagógicas, los especialistas ahondan en las prácticas de evaluación y en cómo generar evidencias para demostrar lo que aprendieron los alumnos durante la cursada.
Desde la Dirección de Pedagogía, el eje de trabajo está centrado en un tipo de evaluación formativa; es decir, una oportunidad para que los estudiantes pongan en juego sus saberes, visibilicen sus logros y aprendan a reconocer sus debilidades y fortalezas para mejorar sus aprendizajes.

A pesar del contexto excepcional de la cursada, y a sabiendas de que la institución y el aula resultan igualadores para todos los jóvenes que la transitan, durante las clases virtuales también se da lugar a los enriquecedores diálogos entre los estudiantes y docentes que favorecen los procesos de las prácticas de enseñanza.

“Creemos que estas interacciones dialogadas formativas le permiten al estudiante dar cuenta de lo aprendido, actuar y planear próximos pasos para profundizar su propio aprendizaje recorriendo un camino hacia la autonomía”, remarca Hayet.

En pos de continuar con la senda de la excelencia y la exigencia, durante estos encuentros virtuales con los cientos de docentes de la UNLaM se dejó en claro que una “buena práctica de evaluación debe ser coherente con lo que se enseña”, por lo cual resulta importante la variedad de técnicas e instrumentos de evaluación para recoger información sobre los saberes que cosechó el alumno durante el cuatrimestre.

Don’t forget to share this via , Google+, Pinterest, LinkedIn, Buffer, Digg, Tumblr, Reddit, StumbleUpon, Delicious, WhatsApp, Line and Naver.

Deja un comentario