No es el fútbol… Es la impunidad.

De transcendencia histórica, la famosa frase que nos  exhortaba a no manchar aquel hermoso juego que sirve para inculcar en los primeros años de nuestras vidas valores como la  solidaridad y el trabajo en equipo, se ve mancillada desde hace tiempo. Incluso  desde antes de aquella despedida de Diego Armando Maradona.

Cierto es, que rara vez tiene que ver lo que pasa adentro de una cancha o quienes llevan puesto los cortos, los que manchan una y otra vez no solo  la pelota, sino también el fútbol, y todas las instituciones de la sociedad civil. Habrá que buscar por otro lado.

Innegable, a esta altura del partido, la vinculación entre las barras bravas y el poder político que ha visto, desde hace años ya, a estas “organizaciones”  como herramientas inmejorables para la preparación de fuerzas de choque dispuestas a defender sus negocios e intereses a través de la violencia sin importar siquiera la vida de aquel que podría ser nuestro vecino.

Este entendimiento de la disputa de las instituciones a través de la violencia lleva una y otra vez, no solo a manchar, sino definitivamente a negar los procesos democráticos que como sociedad venimos construyendo desde hace 31 años.

De esto no puede hacer oídos sordos la dirigencia política que gobierna desde hace más de 27 años nuestra provincia y hace casi 20 nuestro municipio. Conocidos son los casos en que estas bandas amedrentaron a trabajadores municipales que protestaban por despidos  hace algunos años atrás, así como se los puede ver en los actos políticos, pegando afiches o “custodiando” escuelas los días de comicios.

Ayer por la tarde (por el miércoles) , nuevamente,  se hizo tristemente palpable esta realidad en nuestro distrito. La disputa al interior de la barra del Club de nuestra Ciudad dejo una víctima fatal.

Vale remarcar, que este, se suma a un sinfín de casos donde las disputas internas de una barrabrava, dejan irremediables pérdidas y que no solo ocurren en el ascenso.

La impunidad con la que estos sectores abren una balacera en plena vía pública, la impunidad con la que cuentan sus titiriteros políticos, la impunidad con la que zafan de investigaciones judiciales serias, y sobre todo la impunidad con la que se lavan las manos las autoridades municipales, provinciales y nacionales, responsables de velar por la armonía y felicidad del pueblo son las que mancharon, manchan y mancharan la pelota, el fútbol  y todas las instituciones de la vida democrática donde impongan la lógica de la violencia por sobre la del dialogo y el consenso.

La impunidad de estas bandas, la complicidad de los que gobiernan, marcaron ayer la más triste de las postales, tiros, corridas, sangre en el asfalto y los vecinos escondidos en sus casas, esperando que pase el vendaval de violencia. Y este vendaval no es consecuencia del clima, este vendaval puede ser y debe ser erradicado.

Nahuel Segovia

Andrea Vanuffelen

Bloque Libres del Sur – UNEN

Don’t forget to share this via , Google+, Pinterest, LinkedIn, Buffer, Digg, Tumblr, Reddit, StumbleUpon, Delicious, WhatsApp, Line and Naver.

Deja un comentario