Seguro de caución fácil y rápido: Guía paso a paso para obtenerlo

A la hora de alquilar, una de las principales dificultades para los inquilinos es presentar la garantía. Especialmente, cuando se exige un título de propiedad. Afortunadamente, con la nueva ley de alquileres, es posible presentar otras clases de garantías.

Una de estas posibilidades es el seguro de caución. En este caso, una vez contratado, la compañía aseguradora es la que avala al inquilino durante todo el tiempo que dure el alquiler.

Esta opción es recomendable ya que no solo es simple de conseguir, sino también se obtiene rápidamente. En esta nota, repasamos, paso a paso, cómo contratar un seguro de caución.

  1. Elegir compañía aseguradora

Para empezar, debemos buscar la compañía aseguradora que más nos convenga. Podemos averiguarlo personalmente o por teléfono, pero la opción más recomendable es hacerlo a través de internet.

De esta manera, podemos conocer distintas opciones simultáneamente y comparar qué compañía nos conviene más. Además, existen empresas de seguro de caución como Iúnigo que pueden contratarse y permiten hacer todos los trámites de manera 100% online.

  1. Cotizar el seguro

Una vez elegida la compañía, tendremos que cotizar el seguro. Para ello, se nos solicitará la información del contrato. En el formulario de cotización, nos pedirán los siguientes datos:

  • Valor del alquiler mensual
  • Valor de las expensas mensual
  • Duración del contrato
  • Zona del inmueble
  • DNI/CUIT
  • Teléfono
  • Email
  1. Aguardar la pre-aprobación

Inmediatamente después de cotizar, se nos solicitará información personal mínima. En este punto, a través de profesionales idóneos y herramientas crediticias, se analiza las aptitudes cuantitativas y cualitativas de los inquilinos.

Puede suceder que el sueldo del candidato no alcance, pero eso no es un problema ya que es posible sumar a personas cercanas que aporten sus ingresos. En el caso de que el postulante no sea apto para adquirir el seguro, se le avisa al propietario de la situación.

  1. Revisar el correo electrónico

Si todo está bien, en el momento, se nos otorga la pre-aprobación. Recibiremos en nuestra casilla de mail dos documentos. Por un lado, se nos proporciona una lista con la información a preparar. Entre los datos que se nos solicitará, encontramos:

  • Información del tomador (el que alquila): nombre/s y apellido/s, DNI (número y dirección tal cual figura en el DNI), fecha de nacimiento, teléfono y correo electrónico.
  • Información del asegurado: nombre/s y apellido/s, DNI (número y dirección tal cual figura en el DNI), fecha de nacimiento, teléfono y correo electrónico.
  • Datos del contrato: fechas (inicio y fin), dirección, montos mensuales (alquiler y expensas), etc.

El otro documento que se nos otorga es el comprobante de pre-aprobación para presentar al propietario.

  1. Abonar la póliza

El último paso para concretar la operación y obtener el seguro de caución es abonar la póliza. Existen diferentes formas de pago, desde transferencias bancarias hasta todas las opciones que ofrece Mercado Pago.

Es importante consultar todas las alternativas de financiamiento que ofrece la aseguradora y los beneficios o bonificaciones a los que podemos acceder. Una vez abonada la póliza, recibiremos toda la documentación en nuestro correo para presentar en la firma del contrato.

Por Mauricio Contini

Don’t forget to share this via , Google+, Pinterest, LinkedIn, Buffer, Digg, Tumblr, Reddit, StumbleUpon, Delicious, WhatsApp, Line and Naver.

Deja un comentario