Tuberculosis, una enfermedad que algunos creen extinguida

Por Dr. Daniel Cassola

Los científicos creen que la tuberculosis es una enfermedad que afecta a los seres humanos desde el principio mismo de la historia. Si bien es una hipótesis, se estima que los primeros casos datan de entre 15 y 20 mil años atrás.

La diferencia se hizo en el siglo XIX, cuando el científico Robert Koch nombró a la bacteria que la produce, y por primera vez logró aislarla. De esa manera, mediante el cultivo artificial del bacilo, el médico alemán avanzó en postular los primeros diagnósticos de la tuberculosis.

El descubrimiento realizado en 1882 le valió el Premio Nobel de Medicina unos años después. Además la contribución de Koch a la ciencia fue crucial porque se trata de unos de los primeros científicos que postuló que las enfermedades pueden tener como causa otro organismo.

Ya pasaron más de 130 años desde los hallazgos de Koch, y tanto el diagnóstico como el tratamiento han mejorado notablemente. Pero contra lo que muchos piensan la tuberculosis no es una enfermedad erradicada.

En Argentina mueren entre 800 y mil personas por año a causa de la tuberculosis, y hay entre 10 y 11 mil nuevos casos. Tanto en las provincias del norte del país como en el conurbano bonaerense los índices suelen ser más elevados que en otras regiones.

A nivel mundial, la tuberculosis es un problema de salud pública, ya que se calcula que un millón y medio de personas mueren al año a causa del bacilo de Koch. Según los mismos representantes de la Organización Mundial de la Salud la tuberculosis continúa enfrentando al desconocimiento.

Y no se trata solo del imaginario social porque, después de todo, la gente no tiene por qué conocer todas las enfermedades. Se trata, según sostiene la OMS, de una enfermedad ignorada tanto por la comunidad médica como por los planes sanitarios.

A nivel global se estima que se deberían destinar unos 1600 millones de dólares más para poder controlar a la tuberculosis. Los focos más importantes de la enfermedad se dan en Asia, África, América Latina y el Caribe, y también en las zonas pobres de los países desarrollados.

A pesar de todos estos datos hay quienes todavía creen que la tuberculosis es una enfermedad del pasado. Una de las fallas que marcan los profesionales hoy en día es la falta de seguimiento en los tratamientos. Falta personal que se ocupe de controlar a los pacientes.

Al mejorar los síntomas, el tuberculoso abandona el tratamiento y no se cura, lo que incluso puede generar mayor resistencia en la enfermedad.

Este es solo un punto. Todavía queda mucho por hacer contra la tuberculosis.  

Don’t forget to share this via , , Google+, Pinterest, LinkedIn, Buffer, Digg, Tumblr, Reddit, StumbleUpon and Delicious.

Deja un comentario